viernes, 26 de diciembre de 2014

Cura de Ars Sobre las Verdades Eternas

SERMÓN DEL SANTO CURA DE ARS: "SOBRE LAS VERDADES ETERNAS"



El Santo Cura de Ars nos habla en su sermón: "Sobre las verdades eternas". Tan cierto como que existe un Dios creador de todo lo existente: del mundo visible e invisible. Que envío a su amadísimo Hijo para que se ofreciera a Él como víctima propiciatoria por toda la humanidad de todos los tiempos: Dios de Dios,  que se ofrece al Eterno Padre en la Cruz para salvar al hombre que languidecía por el pecado y era conducido al infierno, Redentor del hombre que se ofrece diariamente al Padre Celestial en el Santo Sacrificio de la Misa, sacrificio incruento como aquél cruento en la Cruz, que nos pone en amistad con Dios y nos hace sus hijos para ir ante su presencia después de la muerte. Padre Celestial e Hijo Eterno del Padre que nos envían el Espíritu Santo para ayudar a santificarnos y mantenernos en la gracia divina.




Juicio Particular que Jesucristo hace a cada uno según sus obras


John Martin - The Last Judgement - Google Art Project.jpg
El Día del Juicio Final


El Cristiano tiene su felicidad en la brevedad de la vida, el pensamiento de la muerte, el juicio final y la eternidad. Una vida de preparación para poder ir al Cielo que Dios tiene prometido a aquellos cristianos que son fieles a Él y cumplen sus Mandamientos, avanzan en la virtud y aprovechan los dones que Dios derrama sobre ellos para llegar ante su presencia con sus almas limpias, sin mácula por el pecado. Mejor es sufrir y padecer en este mundo para purificarnos y mantenernos en gracia con la asistencia a Misa, la comunión frecuente, las oraciones diarias elevadas a Dios, la confesión de los pecados al sacerdote, la penitencia, el ayuno, las obras de caridad a vivos y difuntos, con el amor que manifestemos a nuestro prójimo. Es la bendición del cristiano al hacer todo lo anterior y no esperar a que Dios lo purifique como oro en el crisol, si llega ante su presencia, después de la muerte, con una alma manchada, con pocas oraciones y escasa penitencia. Es la desesperación del mal cristiano, que no va preparado para ser juzgado con justicia, por un juez justísimo que espera que sus buenas obras superen por mucho a las malas, para así poder recibirlo en las moradas eternas después de purificarlo en el Purgatorio de hasta el más pequeño pecado venial.



John Martin - The Plains of Heaven - Google Art Project.jpg
Paraiso Celestial



John Martin - The Great Day of His Wrath - Google Art Project.jpg
El día de la Ira de Dios


Y tan cierto como que existe Dios, hay un infierno para el pecador que no amó a Dios ni al prójimo. Su duración es eterna, sus verdugos implacables: horribles y poderosos demonios que castigan al pecador como Dios lo permita por sus pecados, hasta el juicio final. Después del juicio final, Dios calmará los ímpetus de Satanás: infierno eterno y misma suerte para demonios y condenados en el lago de fuego, sin posibilidad de moverse nunca, como caigan al ser arrojados ahí.



Last Judgement by Leandro Bassano-BMA.jpg
Jesucristo juzga a todo hijo de Adan y Eva

El mal cristiano que no supo aprovechar su tiempo para realizar buenas obras, evitar el pecado y amar más a Nuestro Amable Redentor Jesucristo, sentirá una desesperación horrible por el pensamiento de que pronto va a ser arrojado al infierno. Si no se arrepiente de todos sus pecados, pide perdón a Dios y promete cambiar de vida completamente, le espera un eterno suplicio en el infierno. Pero, Dios es misericordioso, ha prometido perdonar a todo pecador que se arrepienta sinceramente. El mal cristiano se condena por su culpa, aún le queda vida para aprovechar la misericordia de Dios, de él depende ir al Cielo o al Infierno. 


Para leer el e-book, imprimir o descargar el archivo pdf, del Sermón del Santo Cura de Ars: "Sobre las verdades Eternas", dar click en el siguiente enlace:




Para ver el video del sermón del Santo Cura de Ars: "Sobre las Verdades Eternas", dar click en la imagen siguiente:



VIDEO: