sábado, 11 de julio de 2015

Cura de Ars Sobre la Misericordia de Dios Hacia el Pecador.

SOBRE LA MISERICORDIA DE DIOS HACIA EL PECADOR

Sermón del Santo Cura de Ars




José de Ribera 024.jpg
Santa Thais  haciendo penitencia en el desierto.



El Santo Cura de Ars nos habla en su sermón: "Sobre la Misericordia de Dios Hacia el Pecador", de la alegría que hay el en cielo por un pecador que se convierte y hace penitencia; aunque sea un gran pecador, con una vida totalmente desarreglada, si se convierte sinceramente a Dios, debe estar completamente seguro de su perdón. Dios se muestra paciente para castigar al pecador, le da tiempo de que se arrepienta y desarme su cólera; así lo hizo en tiempos de Noé, espero más de 120 año para enviarles el castigo a esa generación pecadora, aún así no hicieron caso, hasta que se vieron perdidos y clamaron perdón, por eso se salvaron muchas almas de la condenación. Dios invita al pecador a convertirse, lo castiga o lo toca con su gracia para que se conmueva, cambié su mal comportamiento y haga penitencia por sus pecados; de ésto, en la parábola del hijo pródigo tenemos el más consolador y bello de los ejemplos. Si Dios ofrece hoy su gracia al pecador,  él no debe reaccionar como insensato, posponiendo su conversión, él debe hacerlo con sabiduría y aprovechar ahora la bondad de Dios; no debe esperar hasta su muerte, tal vez Dios no le conceda el arrepentimiento si ve que acumula pecado tras pecado.

Nuestro Señor Jesucristo nos pide que seamos prudentes y estemos preparados para cuando el llegue; no esperemos hasta el final, cuando estemos tan enfermos que no pensemos en nuestra salvación por atender nuestros sufrimientos, o cuando llegue una muerte repentina y violenta que no nos de tiempo ni de encomendar nuestra alma a nuestro Salvador y Redentor. Si el pecador deja su conversión hasta su muerte lo más seguro es que encuentre un final desastroso en el infierno. No cansemos la paciencia de Dios ni hagamos mofa de su misericordia, algunos se han perdido para siempre por un solo pecado mortal desde su infancia; otros siguen cometiendo pecados hasta que llegan a la edad madura, pero eso puede ser un indicio seguro de que esos pecadores son abandonados por Dios, nunca llegan a la vejez por sus vicios y maldades. 

Dios quiere que todos los hombres se salven. Solo podemos lograrlo con ayuda de la gracia divina, si confiamos en nuestras propias fuerzas somos vencidos por los enemigos del alma y arrastrados al infierno de los condenados. Dios condena las conversiones inconstantes, si el pecador recae en lo mismos pecados causa tristeza a nuestro Señor, pero por muy pecador e inconstante que sea no debe desesperar y abandonarse al vicio y al pecado; el pecador debe confiar en que Dios lo ayudará y hacer todo para convertirse. Dios se regocija con el pecador arrepentido, con aquél que permanece fiel a Él y que se compromete a no cometer los mismos pecados, que se lamenta de haberlo ofendido pecando y que le agradece por haberlo salvado del infierno. ¡Felices aquellos que corresponden a los cuidados y al amor de Dios!.



Para leer el e-book, imprimir o descargar el archivo pdf, del Sermón del santo Cura de Ars: "Sobre la Misericordia de Dios, dar clik en la siguiente imagen de libro abierto:



e-book:



Para ver el video del Sermón del santo Cura de Ars: "Sobre la Misericordia de Dios Hacia el pecador", dar click en la siguiente imagen:



VIDEO: