lunes, 29 de mayo de 2017

"El matrimonio", Sermones Escogidos del Santo Cura de Ars (6 de 22).

EL MATRIMONIO

Sermones Escogidos del Santo Cura de Ars (6 de 22)







 El hombre y la mujer que van a unirse en matrimonio reciben de Dios sus bendiciones si: 
  • Imploran a Dios con la oración y buenas obras la gracia de conocer a quien Él tenga destinado para casarse.
  • Se aman mutuamente en el amor de Dios.
  • El hombre y la mujer dan muestras del mayor pudor en su noviazgo. 
  • Los jóvenes nunca se hablan a solas durante el noviazgo, ni de día ni de noche, fuera de la presencia de sus padres, ni jamás se permiten la menor familiaridad, ni palabra alguna indecente.
  • No se precipitan ni omitien pedir la aprobación de los padres y no hacen nada sin su consentimiento. Los padres no deben obligar a sus hijos a casarse con una persona a la que no aman.
  • Escogen a personas piadosas para casarse, aunque tengan menos bienes que otras.
  • Durante los esponsales no moran en una misma casa, por causa de los peligros y tentaciones a que están expuestos.
  • Usan el tiempo de los esponsales en el retiro, la oración y haciendo toda clase de buenas obras, para que Jesucristo los bendiga como a los esposos de Caná de Galilea.
  • Hacen una confesión general para acercarse más dignamente al matrimonio.
  • No hay impedimentos para casarse.
  • Piensan en educar cristianamente a los hijos que les nazcan de su unión.
  • No abandonan las prácticas de religión, la oración y los sacramentos.
  • Reflexionan en lo que van a hacer, las cargas que hay que sobrellevar y las dificultades que van a salir al paso para llegar a salvarse. 
  • Están suficientemente instruidos acerca de los deberes de su estado y de las tribulaciones que en él se experimentan.
  • El matrimonio se contrae según las leyes de la Iglesia y del Estado.
  • El dinero que se habría podido gastar lo reparten entre los pobres para atraer las gracias divinas.
  • En el día del casamiento van los esposos a la iglesia, a temprana hora, para implorar los auxilios y luces del Espíritu Santo al recibir la bendición nupcial.
  • El día de la boda lo pasan en presencia de Dios pensando en lo malo que sería profanarlo.
  • Llegan en gracia de Dios para casarse. Es decir, no profanan el sacramento de la confesión, de la eucaristía y del matrimonio que van a recibir, pasando su tiempo en:  fiestas, preparativos, despedidas, en las casas para anunciar su enlace, excesos en comida y bebida.
  • Después del casamiento van a ver a un confesor para que los instruya, para que puedan conducirse siempre como hijos de Dios.
  • Cumplen las promesas que, tanto el hombre como la mujer, dicen frente al sacerdote y los testigos: amarse y respetarse mutuamente todos los días de su vida, en lo próspero y lo adverso, en la salud y la enfermedad.
  • Una vez casados se apartan de los bailes, teatros, bares, solos. Asistir a paseos y diversiones llevando a la familia.



Para leer el e-book, imprimir o descargar el archivo pdf, del Sermón Escogido 6 del Santo Cura de Ars: "El matrimonio", dar clic en el siguiente enlace:









Para visualizar el e-book, no es para lectura, dar clic en la flechas de avance y retroceso o en la figura para  ver el archivo de texto minimizado:





e-book:





Para ver el video del Sermón Escogido 6 del Santo Cura de Ars: "El matrimonio", dar clic en la siguiente imagen:



VIDEO: